El flete marítimo es actualmente la opción más utilizada en el comercio internacional de mercancías gracias a la gran capacidad de almacenamiento que requieren los buques para transportar grandes cantidades de mercancías y la presencia de puertos marítimos en todo el mundo.

Se estima que el 80% de todas las mercancías transportadas en todo el mundo se transportan por mar.

Una excelente relación entre costo y grandes cargas útiles hace que el flete marítimo sea la opción más interesante para envíos de larga distancia.

Podría decirse que es el modo de transporte más versátil para artículos de todos los tamaños y tipos (incluidas las mercancías peligrosas), ya que prácticamente cualquier carga se puede adaptar a las capacidades de varios tipos de barcos.

LCL

Esta es la opción económicamente más viable si su carga no llena medio contenedor. Se calcula contra la cantidad de carga ocupada en el contenedor, compartiendo espacio con la carga de otra persona o empresa.

FCL

Esta es la opción económicamente más viable si la carga supera la mitad de la capacidad del contenedor. La ventaja sobre el grupo LCL es que el contenedor se sella después de cargar las mercancías para evitar que el contenedor se dañe al cargar otras mercancías.

¿Quieres más información sobre nuestras soluciones?